Propiedades del té – Plantas medicinales – Te – Tés

Como preparar un buen té y no morir en el intento

12th May 2007

Como preparar un buen té y no morir en el intento

Compre el té

Debemos informarle que durante el proceso de preparación del té, siempre aparecerá un voluntario, emparentado con usted de manera contractual, y que responderá al nombre de Pepe o Juan.
Por comodidad narrativa, nos referiremos a él utilizando el nombre de Pepe.

Compre la tetera

No haga caso de las recomendaciones de Pepe. Utilizar un cazo/olla u olla exprés no acelerará el proceso.

El dinero no es lo fundamental en este punto, así que obligue a Pepe a que desembolse una cantidad razonable y adquiera una tetera en condiciones.
Ponga el agua a calentar

Ni agua ardiente, ni agua de vida, ni similares. Agradezca las sugerencias de Pepe pero adquiera solamente agua, ya sea del grifo o mineral.

Si Pepe se pusiese muy insistente, puede remitirle al Real Decreto 140/2003 en el que se especifica las Leer el resto del artículo »

Popularity: 29% [?]

Clasificado en * Cómo preparar Té, * Consejos y trucos para preparar Té | 0 Comentarios

12th May 2007

Como preparar té

NORMAS FUNDAMENTALES PARA PREPARAR CORRECTAMENTE UN BUEN TÉ

Parece muy simple pero haríamos una infusión muy mediocre si no respetásemos unas pocas -aunque fundamentales- normas. De acuerdo con el método británico, que es el que prevalece en Europa, son las siguientes:
* Si de verdad quiere disfrutar la experiencia de saborear té no utilice saquitos de papel sino té suelto: una cucharadita por persona y una más para la tetera. El té en saquitos de papel apenas si produce aroma porque la celulosa del papel, una vez en contacto con el agua caliente, lo destruye en parte. ¿Quiere hacer la prueba? Introduzca un pañuelo de papel durante cuatro minutos en agua caliente y luego beba ese agua: la encontrará simplemente infecta. Por otra parte, para plegar los sobrecitos donde se ha introducido el té las máquinas encargadas de esta operación no tienen más remedio que aplastar y romper el té que contienen, con el consiguiente perjuicio para las substancias volátiles de la planta. El resultado es que ningún té de hoja mediana o grande puede resistir un tratamiento semejante. A ello se debe el que las casas que comercializan estos tés no puedan utilizar sino aquellos de mediana categoría.
* Conviene utilizar agua caliente a no más de 85 grados porque el agua en plena ebullición destruye la vitamina C y otros valiosos componentes. No deje nunca que el agua hierva; apenas vea la primera burbuja, corte el fuego.
* El agua debe ser lo menos calcárea posible. Por ello, algunos bebedores de té no dudan en utilizar agua mineral. Aunque le parezca un esnobismo, pruebe y comprobará las excelentes razones que aconsejan tomar esta medida.
* Para hacer té puede servir cualquier tetera pero los grandes degustadores prefieren las de porcelana o terracota antes que las de metal. Algunos expertos afirman incluso que los materiales porosos convienen más a los tés indios mientras que la porcelana realza el sabor de los tés de China.
* Es fundamental no lavar nunca la tetera con detergentes. Simplemente, deje que corra el agua en su interior y que seque ella sola: una ligera capa de color marrón se formará en el fondo del recipiente. Pero al té le ocurre como al café: sabe siempre mucho mejor en las viejas teteras.
* Utilice siempre una tetera reservada para el té. No haga jamás en ella infusiones o tisanas con otras hierbas. Si le gusta beber diferentes clases de té, lo aconsejable es que utilice siempre la misma tetera para cada una.
* Cuando el agua esté suficientemente caliente -pero sin llegar a hervir- vierta una parte pequeña en el interior de la tetera con el objeto de calentarla; a continuación, vacíe la tetera devolviendo el agua al recipiente que sigue sobre el fuego. De esa manera el vapor del agua caliente envuelve las paredes interiores de la tetera: es el momento de dejar caer allí unas hojas de té, que con ese vapor se abrirán al cabo de unos cuantos segundos.
* Habrá llegado entonces el momento de verter otra vez el agua caliente en el interior de la tetera; pero no la vierta toda de una vez sino deje que caiga una pequeña cantidad, tape entonces la tetera e imprímale con ambas manos un ligero movimiento al objeto de que las hojas comiencen a difundir sus esencias en el agua. Al cabo de unos momentos vierta el resto del agua y espere cuatro segundos si se trata de té verde y siete si es negro antes de servir la bebida.

Fuente: dsalud.com

Popularity: 23% [?]

Clasificado en * Cómo preparar Té, * Consejos y trucos para preparar Té | 0 Comentarios