¿Tránsito intestinal perturbado ? ¡El té es tu mejor aliado !

¿Cómo se produce el tránsito digestivo?

Después de ser preparado por las contracciones gástricas del estómago y transformado en una especie de gachas (quimnasio) por jugos gástricos, el tazón de comida llega al intestino delgado. En el duodeno (comienzo del intestino delgado), el quimo ácido se mezcla con las secreciones biliar y pancreática.

En el yeyuno (siguiendo partes del intestino delgado), los nutrientes solubles son asimilados por las células de la pared intestinal que contiene millones de microvillosidades. Luego pasan a la sangre para proporcionar al cuerpo energía, vitaminas, proteínas, nutrientes, etc. necesarios para su funcionamiento.

Los desechos no absorbidos continúan su viaje a través del intestino grueso (collón). Después de dos o tres días, es variable, los residuos formarán las heces y serán evacuados. Pero un tránsito intestinal perturbado puede modificar estas etapas.

Un segundo cerebro en el vientre

Los movimientos digestivos y las secreciones dependen de un conductor: el segundo cerebro alojado en todo el sistema digestivo. Y no es solo una figura de estilo: este sistema nervioso realmente tiene millones de neuronas. Se comunica permanentemente con nuestro «cerebro ascendente» gracias a las células de la pared intestinal, pero también gracias a la flora microbiana que albergan nuestros intestinos: el microbiot.

El papel regulador de la microbiota

Mil mil millones de bacterias forman la microbiota intestinal. Este ecosistema se desarrolla después del nacimiento y es específico de cada individuo. Tiene diferentes funciones reguladoras:

  • Participe en la digestión: degradación de fibras, fermentación de alimentos, absorción de nutrientes …
  • Producir vitaminas (K, B12, B8) y regular la absorción de ácidos grasos
  • Estimular y fortalecer la inmunidad intestinal
  • Desintoxicar el organismo (papel de barrera frente a toxinas y microbios)

Síntomas de tránsito desregulado

Un desequilibrio en la microbiota puede causar un tránsito intestinal alterado. Bolas, intestinos perezosos, barriga hinchada, tránsito intestinal lento, sobreproducción de gas, todo lo cual indica un desequilibrio en la microbiota. La comida juega un papel clave en su regulación.

Para alimentar a las bacterias «buenas» en el microbiot, debe poner en el menú:

  • Probióticos: se encuentran en productos fermentados (yogures, chucrut, salsa de soja, levadura de cerveza, alcachofas de Jerusalén, almendras …)
  • Prebióticos: presentes en espárragos, cebollas o alcachofas, reducen la producción de gas.
  • Té verde: es rico en antioxidantes (principalmente catequinas) que luchan contra el envejecimiento celular y ayudan a regular las funciones intestinales estimulando las bacterias «buenas» del microbiot. Además, el teína tiene un efecto laxante y ayuda a combatir los intestinos perezosos. La guinda del pastel, beber al menos 1,5 litros (agua, té, infusión, sopas …) es una de las claves para un buen tránsito.
  • Plantas reguladoras de tránsito, como hojas de malvavisco, ricas en mucílagos. Al inflarse en contacto con el agua contenida en el sistema digestivo, suavizan los alimentos y, por lo tanto, facilitan su absorción por el intestino delgado y luego por el intestino grueso. Nuestro té Guò Jing combina té verde y malvavisco con dos ingredientes útiles para regular el tránsito.

Una dieta variada y equilibrada que otorga un lugar de honor a las verduras ricas en fibra al limitar los azúcares refinados y las grasas malas: ¡nada como regular el tránsito !

También recuerde hidratarse bien y tener una actividad física moderada. Si a pesar de todo esto todavía tiene un tránsito intestinal lento o difícil, consulte a un médico para que pueda hacer más pruebas y ayudarlo a ajustar su dieta y estilo de vida.